Alain medita sobre el ombligo

“Era el mes de junio, el sol asomaba entre las nubes y Alain pasaba lentamente por una calle de París. Observaba a las jovencitas que, todas ellas, enseñaban el ombligo entre el borde del pantalón de cintura baja y la camiseta muy corta. Estaba arrobado; arrobado e incluso trastornado: como si el poder de seducción de las jovencitas ya no se concentrara en sus muslos, ni en sus nalgas, ni en sus pechos, sino en ese hoyito redondo situado en mitad de su cuerpo.

Eso le incitó a reflexionar: si un hombre (o una época) ve el centro de la seducción femenina en los muslos, ¿cómo describir y definir la particularidad de semejante orientación erótica? Improvisó una respuesta: la longitud de los muslos es la imagen metafórica del camino, largo y fascinante (por eso los muslos deben ser largos), que conduce hacia la consumación erótica; en efecto, se dijo Alain, incluso en pleno coito, la longitud de los muslos brinda a la mujer la magia romántica de lo inaccesible.

Si un hombre (o una época) ve el centro de la seducción femenina en las nalgas, ¿cómo describir y definir la particularidad de esa “orientación erótica? Improvisó una respuesta: brutalidad; gozo; el camino más corto hacia la meta; meta tanto más excitante por ser doble.

Si un hombre (o una época) ve el centro de la seducción femenina en los pechos, ¿cómo describir y definir la particularidad de esa orientación erótica? Improvisó una respuesta: santificación de la mujer; la Virgen María amamantando a Jesús; el sexo masculino arrodillado ante la noble misión del sexo femenino.
Pero ¿cómo definir el erotismo de un hombre (o de una época) que ve la seducción femenina concentrada en mitad del cuerpo, en el ombligo?”


Fragmento de: Milan Kundera. “La fiesta de la insignificancia”.

(Fuente: vimeo.com)

"

Si tienes un sentimiento déjalo salir, dale vida. Escribe sobre él, píntalo en óleos o acuarelas, musicalízalo en una canción.

Si tienes un sentimiento no lo reprimas, entrégale libertad. Haz que el universo lo abrace y prepárate para recibir lo que traerá de vuelta.

"

— Historias de Sal, Camila Buzzo. (via versoslejanos)

(vía somosletras)

Dos pa’llevar y una para ir comiendo.

(Fuente: Spotify)

Esta es lo rola que te comentaba. Me gusta más que la de Cerati. Es de 1986, y la de Soda Stereo es de 1984.

(Fuente: Spotify)

wandrlust:

Ground Zero, New York, November 8, 2001 — Wim Wenders

wandrlust:

Ground Zero, New York, November 8, 2001 — Wim Wenders

You, You never said a word
You didn’t send me no letter
Don’t think i could forgive you
See our world is slowly dying
I’m no wasting no more time
Don’t think i could believe you
You, our hands will get more wrinkle
And i hear It will be grey
Don’t think i could forgive you
And see the children are starving
and the houses were destroy
Don’t think they could forgive you
Hey, when seas will cover lands
And when men will be no more
Don’t think you can forgive you
Oh when there’s just be silence
And When life will be over
Don’t think you will forgive you

(Fuente: vimeo.com)

(Fuente: sickpage, vía morphometry)

(Fuente: rnigue, vía rnigue)

trocitosgraficos:

Doodle: México vs Camerún

trocitosgraficos:

Doodle: México vs Camerún

misskaciemarie:

1960’s Playboy
Miss Kacie Marie
Photo by Ryan Olde
Hair and Makeup by Genessa Lynn 

misskaciemarie:

1960’s Playboy

Miss Kacie Marie

Photo by Ryan Olde

Hair and Makeup by Genessa Lynn 

Studio Killers

—Who Is In Your Heart Now

Do you ever feel like falling
For someone you never though of falling for?
But without him
Though you move, you’re getting nowhere 

😁

(Fuente: vvni)